PADRE SUPERIOR
Rev. P. Ghabi Nassar


PADRES ASISTENTES
P. Yaacoub Badaoui
P. Charbel El Alam


DIRECCION
Manzano #29 Col. Florida
Delegación Alvaro Obregon
México, D.F.


TELEFONOS
01 (55) 5661 9710
01 (55) 5661 1732
01 (55) 5661 8975 FAX



E-MAIL
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



HORARIO OFICINA
Lunes a Viernes
9:00am a 6:00pm


Sabados
10:00am a 12:00pm


   MISAS ORDINALES
Lunes a Viernes
08:00am y 07:00pm

Sabados
07:00pm

Domingos
10:00am 01:00pm y 07:00pm


MISAS SAN CHARBEL
Día 08 de cada mes
12:00pm y 07:00pm

Día 22 de cada mes
07:00pm


MISA AL SANTISIMO
Primer miércoles de mes
12:00pm

 

San Nehmetallah

Santo Nehmetallah Al Hardini

(1808-1858)

Nehmetala Alhardini nació en 1808 en Hardin, Líbano. Fue el cuarto hijo de una familia de seis hermanos.  Sus padres, Jorge Kassab y Mariam Raad, humildes campesinos y excelentes cristianos, inculcaron a sus hijos desde temprana edad el amor a Dios  y a los hombres, el trabajo y la piedad.

Desde temprana edad el P. Nehmetalah, Yussef nombre que recibió en su bautismo, era muy inclinado a la oración y al recogimiento, fue una persona muy querida y respetada por  los pastores de la aldea, sus maestros y sus condiscípulos del monasterio. A los 20 años de edad entró como postulante en el convento de Kozhaya de la Orden Libanesa Maronita. El 14 de noviembre de 1830  revistió el hábito e hizo su Profesión Solemne, escogiendo el nombre de Nehmetalah que significa “Gracias a Dios” , en el año de 1833 , a los veinticinco años de edad,fue ordenado sacerdote.

Desde ese momento se dedicó en cuerpo y alma a servir al señor. No optó  por la vida eremítica, él decidió vivir en la comunidad para así poder servir a Dios y a sus hermanos. Su vida entera transcurrió entre los monasterios de Nuestra Señora de Tamish, donde fungía como Asistente General, y el de San Cipriano, donde era maestro de los seminaristas. A pesar de su vida ascética y austera estuvo siempre abierto a la cultura de su tiempo, él fue uno de los pilares de la renovación cultural de la Orden Libanesa Maronita, siempre buscando dar gloria a Dios y servirle y amarle de la mejor manera posible en todos los que le rodeaban.

Hacía finales de 1858  cayó gravemente enfermo, de una pleuresía que  ningún  procedimiento médico pudo curar, después de diez días de gran sufrimiento y con mucha dificultad, se levantó de la cama y dijo: “Oh  María, os confío mi alma”. Después de esto se durmió con el señor el día 14 de diciembre de 1858, a la edad de 50 años.

Su cuerpo como el de San Charbel se mantuvo incorrupto y pronto se extendió su fama de santidad, obrando Dios por medio suyo, muchas curaciones y favores.

Donativos

Copyright © 2015. All Rights Reserved.